Mi vida haciendo Cosplay Music Videos



Desde hace unos cuantos meses que he estado dedicada a cubrir eventos y realizar videos musicales sobre cosplayers con el team ADC. Lo que comenzó como una actividad explorativa en la Ficosplay del año pasado fue creciendo poco a poco hasta convertirse en una de mis pegas favoritas. 

Haciendo un obligado recuento de fin de año, me doy cuenta que todo forma parte de un proceso acelerado en el que mi ñoñismo creció exponencialmente, en parte gracias a trabajar como blogger y "tener que" ver varias series, animés y películas para cubrir los reviews, y en parte porque conocí personas nuevas con las que lejos de tener reservar sobre mi lado fanático-obsesivo, pude compartir experiencias -varias de las cuales bordean la sociopatía, debo reconocer- e incluso expandir mi fangirlismo.
[Yo, cada vez que alguien pide hablar conmigo]

En el último tiempo he tenido la suerte de conocer a varios cosplayers e imposible no enamorarme de sus trabajos (spoilers alert: el próximo año quiero hacer mi primer cosplay), y a pesar del cansancio que significa registrar material durante los eventos y luego retocar las fotos y editar los videos en tiempo record, la verdad es que es de las cosas que más he disfrutado del año. Pero lo más difícil , para una cuasi hikikomori como yo, no es sobreponerse al cansancio no al estrés sino el dejar de lado la apatía y decidirse a contactar gente y producir un programa.

La angustia que genera el pensar las cosas demasiado, sentimiento con el que estoy ampliamente familiarizada, suele ser mi mayor enemigo. Creo que los fracasos y desilusiones que viví durante el año me dejaron con dos opciones: mantenerme en la autocompasión [más terrible que la derrota es el derrotismo, me dijo un profe una vez] y simplemente empezar a hacer lo que tenía planeado hacer sin tanta excusa. Y aunque en más de una ocasión he optado por el derrotismo, usándolo como excusa para no arriesgarme con algún proyecto, este año opté por lo segundo y empecé las gestiones para un nuevo proyecto audiovisual en ADC.

Las ventajas de dejar de lloriquear: conocer a Elffi (///∇///)

Pero no sólo ha sido provechoso en términos personales sino también profesionales. Durante mi estadía en la universidad estuve un poco en guerra con los quehaceres técnicos propios del oficio, lo que derivó en que mi formación profesional quedara coja. De a poco he ido remediando aquello y este año decidí dedicarme a la foto, explorar lo que no hice mientras estudié y aunque parezca poco probable por la naturaleza "liviana" de los eventos, fotografiar cosplayers me ha permitido entender un montón de mañas propias al momento de registrar y claro, adquirir más experiencia y pericia en el manejo de los equipos. También he podido soltarme con la edición de los videos, perderle el miedo a los softwares y lanzarme con lo que mi sentido común me dice que funciona. 

Lo que sí, la experiencia en sí misma no es suficiente. Para aprehender y sacar real provecho de lo que hago, siempre me propongo un ejercicio autocrítico severo. Es incómodo e incluso doloroso darse cuenta de las propias falencias, tomar conciencia de la propia mediocridad, mirar críticamente el desempeño personal, y puede ser aún más difícil si las críticas vienen desde afuera. Acostumbrarse a escuchar lo que otros te critican y sopesar la veracidad de sus palabras, reconocer su verdad, es más que complicado pero fundamental para seguir avanzando. 

Siendo una persona bastante irascible les puedo decir que, luego de soportar mi ira inicial, he sido capaz de asimilar las críticas e intentar corregir mis errores, hay que estar dispuestos a hacer dicho ejercicio para aprender en realidad y mejorar. Lo que más cuesta es dejar de lados las excusas que nos contamos a nosotros mismos para justificar nuestra flojera o falta de profesionalismo. Y entre que peleo conmigo misma y con las circunstancias adversas en las que hemos estado intentando sacar adelante los proyectos, me siendo más que cansada. 

Yo, en modo fin de año

Pero lo bueno es que una vez que comienzas y adquieres un buen ritmo es casi imposible parar, el secreto está en rodearse de la gente indicada, conseguir un buen equipo, mantenerse focalizado en la meta, investigar lo que más se pueda y probar distintos métodos. A continuación los dejo con el último videíto que realizamos en la AFLA, el resto pueden revisarlos aquí



  



 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter