"Fairy Tail" El animé que no puedo dejar de ver

Hace algunas semanas, mi hermana chica y yo comenzamos a ver Fairy Tail, al comienzo lo hice por acompañarla y para que tuviésemos otro animé en común que comentar, pero confieso que a pesar de ser del tipo de historia más teen, me volví absolutamente adicta.

La premisa es simple y está llena de lugares comunes; en un mundo poblado por magos, estos se organizan en gremios, se comportan como familia, tienen alianzas y rivalidades con otros gremios y realizan trabajos en conjunto, pero deben además luchar constantemente por mantener al mundo a salvo de la amenaza de los gremios oscuros, aquellos que usan magia negra para traer caos y terror. Razón por la que constantemente se ponen a prueba la fortaleza, la fidelidad y el amor fraterno entre compañeros, y para que todo funcione siento que el gran acierto son sus personajes.



Natsu Dragneel, a.k.a Salamander el "Dragon Slayer",  es un busca-problemas, de esos personajes
a los que les gusta golpear cosas y que tienen infinita energía, terco, impetuoso y con infinita resistencia (muy como Sakuragui y como Sanosuke), justo el tipo de personaje por el que teng una gran debilidad, su amor por ponerse en problemas y luchar sin importar contra quién es algo a lo que no me puedo resistir. Utiliza la magia del fuego que aprendió directamente del dragón Igneel, pero una vez que Igneel desapareció misteriosamente, Natsu se unió a Fairy Tail y formó una nueva familia, su único punto débil es su incapacidad de utilizar cualquier transporte sin vomitar. Fue él quien conoció a Happy cuando aún estaba en el cascarón y han estado juntos desde entonces, Happy puede utilizar una magia para volar y ayuda a Natsu en todas sus batallas.


Y luego tenemos a Gray Fullbuster -gracias a la deidad responsable por Gray-, rival natural de Natsu pues utiliza magia de hielo, su hogar fue invadido por un demonio que lo destruyó todo y fue encontrado por Ur, una guapa y poderosa maga de hielo que ofició como su maestra, luego de separarse de ella Gray llegó a Fairy Tail, Ur le enseñó a soportar el frío, razón por la que el pobre de Gray tiene un tic por quitarse la ropa sin siquiera darse cuenta de lo que hace. También está Lucy Heartfilia, con quien comienza la historia, una guapa maga celestial, es decir, que invoca espíritu celestiales para luchar, que vaga por el mundo en busca de unirse a algún gremio poderoso (de preferencia Fairy Tail), Wendy Marvell, la más joven y la última en incorporarse al grupo y que posee magia similar a la de Natsu, pues ella es una Dragon Slayer del Cielo.

Y por último mi favorita, Erza Scarlet a.k.a Titania (merece su propio post) que probablemente sea la razón principal de mi amor por la serie. No sólo es la maga más fuerte de Fairy Tail sino que candidata a ocupar altos cargos dentro de la sociedad de magos, obvio que tiene un carácter fuerte pero además, conforme transcurre la historia vamos descubriendo su vulnerabilidad emocional -y ella la descubre con nosotros-, entendemos cuál fue el hecho traumático que la obligó a volverse fuerte y a esconder sus sentimientos detrás de una armadura. Son sus amigos de Fairy Tail quienes la ayudan a dejar de lado de sus miedos y a enfrentar su propia cobardía, y le cuesta muchísimo entender el valor que tiene su vida y lo valiosa que es para Natsu, Gray, Happy y Lucy (un poco como le pasa a Kenshin durante las batallas en Kioto). Supongo que son las cosas que amo de ella, porque me recuerdan un poco mis propios mecanismo de autodefensa emocional, a parte de mi amor por el kendo.

De vez en cuando es bueno volver a ser niño y disfrutar sin culpa, y de paso recordar aquellas cosas de uno mismo que creemos haber "superado" con los años, simplemente, porque hay cosas que no deben ser superadas.



0 comentarios:

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter