Saint Seiya The Lost Canvas



"Los Caballeros del Zodiaco" (el título con que se conoció en Latinoamérica Saint Seiya) fue el primer animé que seguí en serio, incluso antes que Dragon Ball, y siendo sincera con ustedes y conmigo mismas, la verdad es que me gustaba mucho más que Sailor Moon. Por aquellos años y siendo quizá muy joven, internet era bastante más limitado pero me bastó con la TV para volverme groupie de, como diría mi mamá, los monos chinos. 

Habiendo pasado ya algunos años desde la última vez que revisé Saint Seiya (con la saga de Hades) me di cuenta viendo este Lost Canvas que era bien poco lo recordaba. Esta es una serie que funciona a modo de precuela, trata sobre la guerra Santa anterior, en la que pelearon Dohko de Libra y el ex-patriarca Shion de Aries. En esta oportunidad la Diosa Atena decidió reencarnar en un cuerpo humano, Sasha, una niña huérfana que creció con otros dos niños que se convertirían en su verdadera familia; Alone y Tenma, quienes terminarían por convertirse en Hades Dios del Inframundo y en el Caballero de Pegaso, respectivamente. 

De pequeño Tenma, que siempre tuvo un carácter explosivo y dado a los golpes, le prometió a sus "hermanos" que cuidaría de ellos para siempre, promesa que se ve puesta en tensión luego que los dioses decidieran intervenir en ellos. Estrenada en 2009, con dos temporadas al aire y un total de 26 episodios a la fecha, la serie se encuentra incompleta y no existe certeza de si se terminará o no con la historia que relata el manga.  

En esta ocasión la animación ha mejorado bastante, pero hay que decir que los diálogos son en su mayoría obvios (roguemos porque los escritores le bajen un poco al grado de obviedad de los textos), al menos es lo que me parece a esta versión "más adulta" de mí en el 2013. Una de las cosas que se conserva de la serie original es esta tendencia a la tragedia y la capacidad sobrenatural que tienen los caballeros de sangrar infinitamente sin morir en el intento. 
Lo que más amé de esta entrega, y la razón por la que espero esperanzada la confirmación de una nueva, son sus personajes. Los Caballeros Dorados que han aparecido hasta la fecha; Aldebaran de Tauro, Manigolo de Cáncer, Asmita de Virgo, El Cid de Capricornio, Albafica de Piscis, Shion y Dokho como les comentaba y, mención especial para Sisyphus de Sagitario porque es el más guapo, tienen todos historias apreciables y, aunque el destino de algunos de ellos no es el que quisiéramos, te permiten encariñarte y querer saber más de cada uno. Aquí entre nosotros, siempre odié a Atena por hacer pelear a los caballeros y dejarlos morir mientras esperaba en el templo rezando.

Pero lo que más me gustó de esta entrega es algo que la anterior tenía como deuda, el que por fin aparezca una mujer nombrada caballero -y de plata-, es este caso es la guapa y feroz Yuzurika de la Grulla que viene de Jamir, el pueblo de Shion y Mu de Aries (que son mis caballeros favoritos porque Aries es mi signo zodiacal, y la razón por la que ella es mi favorita de toda la saga). Yuzurika y Yako de Unicornio son los caballeros y amigos de Tenma encargados de acompañarle de cerca en su enfrentamiento con Alone/Hades para poner fin a la Guerra Santa. Hay muchos otros personajes que entran en escena, espectros de Hades, Dioses del Inframundo y caballeros de Atena entretenidos de ver, y esa es la gran razón por la que les recomiendo le den un vistazo. 




0 comentarios:

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter