Da Vinci’s Demons S01 E01




El genio como don y como carga, como aquello que nos separa irremediablemente de los otros se ha convertido en un tópico más que recurrente en nuestras ficciones, en especial en el espacio de la TV. También una cierta tendencia a construir historias que descansan en la fortaleza del personaje principal, las cuales corren grandes riesgos si dicho personaje no logra conectar con el público. Da Vinci’s Demons tiene un poco de ambas, descansa en Leonardo y su carisma al tiempo que lo retrata como el genio inadaptado cuyas ambiciones entran en conflicto con su época, lo que lo vuelve objeto de interés de la policía secreta que resguarda a los amigos de Dios.

En este primer episodio aparecen ya los rasgos mencionados y además una no pequeña cuota de erotismo y violencia. Tenemos a un joven Da Vinci (de 25 años) que sin fama ni renombre –sólo su genio- ya ha ido más allá del espacio del arte y el retrato para ocuparse de la ingeniería e incluso del ilusionismo. Su exuberante personalidad y talento se resume en una incontrolable tendencia a meterse en problemas, lo que parece no importarle demasiado, es más, parece disfrutar de la atención. En otras palabras, este Leonardo es más una versión joven de Gregory House pero con camisas con bolados y pantalones apretados lo que no es algo necesariamente malo, pero es cierto que produce cierta inverosimilitud esta versión de Da Vinci como un pillo sin moral.

Otra de las cosas que parecen un poco fuera de lugar es la caracterización de la fuerza eclesiástica como una suerte de CIA con túnicas, un grupo de “agentes” que bien podrían compararse a los mejores de S.H.I.E.L.D  dedicados a combatir a los enemigos de Dios.

En términos formales existe una buena factura general y un tipo de narración cuyos giros la vuelven dinámica e interesante. Tiene uno de los opening más lindos que he visto en el último tiempo, vale los 2 minutos que dura. Aunque lo más rescatable es sin duda el tiempo histórico en el que se sitúa, yendo más allá de la fantasía romántica de creer que el talento produce sólo bellas obras, entendiendo que la genialidad reside en la capacidad de romper los paradigmas de la propia época y abrir las puertas al cambio.
De momento me parece que las inverosimilitudes pueden superarse y que el erotismo y la violencia pueden afinarse y dejar de parecer tan forzados como ocurre en este primer episodio. De todas formas habrá que ver que tal el resto de los episodios emitidos y sacar entonces nuevas conclusiones. Al salto les dejo el trailer. 



0 comentarios:

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter