The Following Season 1 Finale


Ryan Hardy como el héroe trágico, Joe Carroll como autor y antagonista  de su propia obra y Claire, la damisela en apuros. Un trío que tuvo su cuota de tire y afloje a lo largo de los 15 capítulos con los que contó esta primera temporada de The Following, pero todos sabemos que la confirmación de la segunda suponía desde ya que no tendríamos un cierre justo, porque para que nos quedemos a la espera de ella algo debía quedar en suspenso.

Una serie a la que le costó arrancar, con un prólogo demasiado largo, creo que se agarró más de lo que podía a una fundamentación más bien floja donde la obsesión de Carroll por la literatura romántica, en especial Poe, pecaba de obvia, y el encanto del que es portador y por el cuál fue capaz de reclutar a tantos amigos no parecía consistente sino hasta que vemos al culto en su completitud. También existía una exagerada tendencia de perder/perder hacia Hardy, a quien nos presentaron como el gran genio trás el primer arresto de Carroll, genio que no hacía más que perder frente a él en cada uno de sus enfrentamientos, excepto con Mike, pero ese es más mérito de Mike que de Hardy.

Afortunadamente la serie despegó por allá por el episodio 6, me hubiese gustado ver un poco más de la relación de Carroll con los miembros del culto en general y no sólo mientras los utilizaba como buscaminas para avanzar en su plan contra Hardy. Algunos de ellos llegaron a ser interesantes, especialmente Ema, Jacob, Roderick y Molly a quien estuvo reservado el epílogo de esta malograda novela. Otro de los problemas de esta temporada es lo que reconoce Hardy como una inconsistencia en la propia obra de Carrol, el overkill, tal parece que la vida de nadie importa ya nada e incluso en los momentos delicados para el team FBI lo práctico parece avasallar a lo emotivo -como construcción dramática-, no se trata de caer en sentimentalismos, pero qué le van a importar a uno los personajes y sus sacrificios si no le importan ni a sus propios compañeros en la ficción.

Con todo y sus inconsistencia fue mejorando con el tiempo, en especial por el esfuerzo de desromantizar la idea del policia honesto que juega siempre al lado de la ley y hacernos entender que a veces la ley no tiene competencia en lo justo. Esta primera temporada terminó con un giro inesperado (temido pero inesperado) que además provee un gancho atractivo para el próximo año, no tan atractivo como la muerte de Ned Stark en la primera temporada de GOT, además el encuentro final entre los 3 protagonistas no está ni cerca de alcanzar ni el suspenso ni la belleza de la ejecucción de Ned, pero esperemos que la narración mejore para esta segunda parte.

Al final lo más entretenido son los pronósticos, me atrevo a apostar por un regreso de Carroll cual Makoto Shishio y una nueva empresa de recolección de amigos para formar un pseudo juppon-gatana que pretenda arremetir no sólo contra Hardy y el FBI sino contra los poderes fácticos que oprimen las almas de estos pobres asesinos - y ojalá que la construcción de los motivos de dichos asesinos sea un poco como la del Juppon-gatana original-, es eso o la menos interesante línea que siguen otras ficciones como Saw en donde la obra del genio continúa materializándose trás la muerte de este a través de sus más fieles seguidores (los fans de Samurai X entenderán por qué lo de Shishio es mucho mejor, partiendo por las vendas). 

0 comentarios:

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter