Death Note: El Dios del Nuevo Mundo



Hace unas semanas el canal de cable ETC TV anunció que emitirá Death Note,  hoy por hoy tiene fecha de estreno para el 13 de Mayo. Emisión que es la excusa perfecta para este review que estuve eludiendo desde hace un tiempo y aprovecho de agregar que sólo falta Samurai X  (o Rurouni Kenshin para los fans) por sus pantallas para hacerme completamente feliz.
Para los que ya se cruzaron con este animé del 2006 o con el manga, sobran razones para revisionar la serie, pero para aquellos que se han mantenido al margen de su éxito (tanto del manga como del animé y sus de live-actions incluso) no les parecerá tan obvio. Primero decir que Death Note tiene mucho de muchas cosas, con lo cual no se dice gran cosa si lo pensamos, en especial en nuestro contexto donde la intertexualidad/hipertextualidad es parte constitutiva de casi todos nuestros relatos –sino pregúntenle a Tarantino-. A lo que me refiero es a que toma géneros y narraciones provenientes de distintos tiempos y lugares y logra combinarnos en una historia inteligente, interesante e intelectualmente desafiante, que es mucho más de lo que la mayoría de relatos a los que estamos expuestos logran hacer jamás.

El argumento es desde ya interesante, un atractivo adolescente con CI de genio y complejo mesiánico se encuentra con una herramienta (el Death Note) que le permite ejercer gran poder sobre el mundo pero, cómo no todo en la vida es alegría, la policía japonesa contrata a un extravagante e igualmente brillante huérfano, el genio contemporáneo de la investigación policial conocido meramente como L. Entremedio de la persecución están el amor incondicional de una mujer, la integridad moral de un padre, la estupidez de las policías en general y la curiosidad y la condena de los Shinigamis (dioses de la muerte a quienes pertenecen originalmente los Death Note) y por supuesto, el aburrimiento de estos dos genios que nunca se sentirán completamente parte de algo hasta que sus caminos se crucen.
Raito (o Light en la traducción) Yagami se autoproclamará el Dios del Nuevo Mundo (otra referencia bíblica es la adicción de cierto Shinigami a las manzanas) y bajo el seudónimo de Kira pretenderá barrer con todo el mal que existe sobre el planeta, mal que sólo puede ser abolido a través del miedo y el genocidio según nuestro Kira, a su vez que L le perseguirá sin cesar para hacerle ver lo retorcida que es su idea de justicia.  Involucrándose el uno con el otro en una relación complicada (de verdad complicada no friends with benefits complicada) hasta que es justamente la victoria de una sobre el otro no más que la pérdida de ambas partes porque el que se queda sabe a conciencia que no volverá a encontrar otro a quien sentir tan próximo a sí mismo.

Pero por qué menciono la intertextualidad, el caso es que aún cuando el ánimo de Raito tiene ciertamente en su lógica un dejo del ánimo filosófico de Nietzsche –al menos nos lo recuerda, y el que un animé te permita es tipo de lecturas es ya un mérito fundamental- todo el asunto de Ryuk (Shinigami) arrojando el Death Note al mundo humano, Raito apoderándose de él, L persiguiéndole al tiempo que comprendiéndole tan bien parece una relectura animada de alguno de los clásicos de Homero y un homenaje al héroe trágico, en otras palabras, seguro que si hicieran una adaptación contemporánea del Ulises de Homero sería algo muy cercano a Death Note y seguro que los clásicos griegos se harían más populares en los colegios.


Como último tema decir que Death Note es un animé inteligente, y no por eso menos emocionante, no por eso significa que debes tomar distancia, al contrario, es de esas historias que te envuelven al tiempo que te permiten participar activamente en todo el proceso deductivo. Y a pesar que no considero este un animé “para niños” soy la primera en aplaudir y promover que este tipo de contenidos sean puestos a disposición de los más jóvenes que, al contrario de lo que quiere hacernos creer la tv especializada, son perfectamente capaces intelectualmente de aceptar y comprender tramas más complejas y, aún aunque les quedases cosas fuera, es sólo cuestión de tiempo hasta que puedan incorporarlas en su entendimiento global. Así es que bien por ETCTv y bien por los niños que no se conforman con contenidos estándar pensados para sus “habilidades conforme rango etario” y obviamente, bien por Death Note.



0 comentarios:

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter