Spit on your Grave (Day of the Woman)


Con todo esto de René compitiendo en FemCine3 -y más allá del tratamiento pornográfico de la pobreza, las minorías y de nuestra memoria histórica que lamentablemente se celebra con entusiasmo en este tipo de certámenes nacionales- se me hizo imposible el no hacerme la pregunta por el femenismo y el cine de/para mujeres.

La primera vez que vi Spit on your grave fue por accidente en Moviecity Premiers durante un rutinario zapping, por supuesto que se trataba del remake de 2010 pero al verla me entró la curiosidad por saber cómo se contaría un historia como esta allá por los 70's. La historia de una newyorkina exitosa, hermosa e independiente que viaja a un pueblito extraño para encontrar paz, reencontrarse consigo misma y escribir su primera novela (hasta ahora nada que Julia Roberts o Sandra Bullock no pudieran hacer) pero que sufre el terrible ataque de un puñado de lugareños que sienten que la sensualidad de Jennifer es una pase libre para todo tipo de vejaciones, al estilo de Nicole Kidman en Dogville y, así como Kidman, que termina vengándose de todos y tomando de paso sus vidas. Y a pesar de estar basadas en la misma historia, ambas películas resultan ser bien distintas y si me lo preguntan, me quedo por lejos con la versión de 1978.

No se trata de ningún fetiche vintage, hay tres grandes razones para ello: en primer lugar está el tratamiento dramático que envuelve a las películas, aunque el remake tiene una bonita foto que contribuye con toda esta idea pantanosa de psicopatías y desesperación, es justamente el aspecto claro e idílico de la primera versión lo que genera un contrapunto y en consecuencia, exacerba el terror -particulamente con la primera secuencia en que Jennifer está recostada en un bote con su bikini y luego aparecen estos tipos y la secuestran- el hecho de que todo ocurra bajo el sol brillante nos hace sentir que el horror no sólo se esconde en los rincones oscuros. Segundo, la versión del 2010 es menos polémica y mucho más politicamente correcta, le imprime a la pandilla de violadores un carácter sociopático voyerista en un intento por escapar del duro retrato de la primera versión en que simplemente se trata del machismo rural, o sea, es menos ofensivo creer que la primera potencia mundial está llena de psicópatas antes que de estúpidos incivilizados, porque en el fondo la sociopatía se vincula a problemas mentales y en tanto que tal, la responsabilidad no es toda de la sociedad, mientras que como me dijo uno de mis grandes maestros una vez la estupidez es un modo de habitar y depende de nada más que la iniciativa propia el modificar aquello.



Y por último, la venganza de Jennifer es más sádica en este 2010, mientras que en los 70's nuestra protagonista se empoderaba de aquello que la puso en situación de víctima en primer lugar, su sexualidad, para atraer a sus atacantes y consumar su venganza. Pero no sólos se trata de la seducción -como manifestación última del poder sobre el otro, el ponerlo en situación de necesidad- sino también el acecho y la caza, en la escena final Jennifer termina por arrinconar a sus últimas 2 (ahora sí) víctimas mientras los rodea con el mismo bote que utilizaron antes para secuestrarla cual gato que juega con el ratón, y es que todo el placer de la venganza descansa en este recuperar el control sobre tu propio cuerpo y por extensión, sobre el de estos otros que por poco te hacen olvidarlo.







Por todas estas razones Spit on your Grave o Day of the  Woman es una buena película, una donde la crueldad y literalidad llama la atención a propósito de una realidad que no sólo opera en aquellos países emblema de la involución, sino que le puede pasar a cualquiera aún en el país con la economía más grande del mundo. No es una película sencilla de ver, pero es una película necesaria.

 

Instagram

Tumblr

Sígueme en Twitter